Haz tu propio kit de supervivencia para bodas

Las bodas suelen durar horas y horas. A veces el gran día empieza con las primeras luces del sol y no acaba hasta bien entrada la madrugada. Los nervios, la emoción de ver a familiares con los que hacía tiempo que no te juntabas y el tiempo que pasas divirtiéndote puede pasar factura. Una boda siempre es un momento para recordar y lo mejor es que no sea por ningún contratiempo, ¿no crees? ¿Qué te parece preparar tu propio kit de supervivencia para bodas? ¡A tus invitados les encantará la idea!

¿Qué incluir en el kit de supervivencia para bodas?

Seguro que has estado en bodas en las que se han repartido kits de supervivencia para bodas. Si están bien preparados, seguro que te han encantado como detalles. Pero… ¿qué debe contener cada kit? ¡Te ponemos en antecedentes!

El objetivo del kit de supervivencia para bodas es que éste contenga un apaño para cualquier imprevisto que pueda suceder durante el tiempo que dure la boda. Por ejemplo, te embarga la emoción durante la ceremonia y no tienes pañuelo para secarte las lágrimas…¡pues para eso tienes un kit de supervivencia! A lo mejor te has pasado tomando mojitos y te duele un poco la cabeza, pues en el kit de supervivencia seguro que hay un ibuprofeno para ayudarte a superar de la mejor manera posible las próximas horas de la boda, ¿que te hacen daño los zapatos que has estrenado? ¡El kit contiene la tirita perfecta para que puedas aguantar lo que queda de boda bailando y disfrutando al máximo!

Para preparar el kit de supervivencia para bodas debes tener muy presente que la gran mayoría de tus invitados estrenarán traje y zapatos, por lo que por ahí ya puedes empezar a pensar qué pondrías en una especie de botiquín de emergencia. Por ejemplo, las tiritas no pueden faltar, tampoco olvides poner algún hilo y una aguja por si se descose alguna parte del traje o del vestido y hay que hacer un apaño de urgencia.

Lo básico de un kit de supervivencia

Cuando el kit de supervivencia para bodas es especial para las invitadas de la boda, no olvides incluir en él algo para que puedan refrescar la boca, como algún chicle, un pequeño frasquito con colonia, por si quieren retocarse durante la boda y un jaboncito o un desodorante, ya que después de tanto ajetreo diario es difícil no sudar en una boda.

Los básicos en un kit de supervivencia para bodas también incluyen alguna pastilla de paracetamol, tiritas, pañuelos para secar el sudor, las lágrimas o mitigar el dolor del roce de los zapatos que acabas de estrenar. Asimismo, no sería un buen kit de supervivencia para bodas si no se incluyera en el mismo un poquito de dulce para endulzar más aún si cabe la boda, ¿qué tal unos caramelos o unos chicles?

Y en el caso de que el kit de supervivencia para bodas vaya solo para las invitadas que sean mujeres, bien es sabido que a todas nos gusta retocarnos el maquillaje un poquito, así que un brillo de labios para recuperar el brillo con el que se ha salido de casa, nunca está de más, como tampoco sobra un esmalte transparente. Obviamente, estos kits siempre se pueden aumentar o reducir al gusto.

Para los hombres

Piensa en lo que triunfarías con un kit de supervivencia para hombres. Ellos también sufren percances. En estos casos, no olvides meter en el kit un colirio acuoso para los ojos rojos, un mini cepillo de dientes, caramelos, chicles o un poquito de colonia masculina. Triunfo asegurado. Y tendrás una boda espectacular sin lugar a dudas.

Deja tu comentario

avatar